lunes 16 de diciembre de 2019 - Edición Nº1362
Noticias Gráficas » Protagonistas » 23 nov 2019

José C Paz

Carta Abierta al intendente Mario Alberto Ishii.

La universidad Nacional de José C Paz, sigue generando buenas noticias. Lucía Chamorro es una flamante abogada que decidió escribir una carta abierta de agradecimiento al propio intendente Mario A. Ishii


Por:
Lucía Claudia Chamorro

Querido Mario:

Me tomo el atrevimiento de escribirle con tanto cariño porque, aunque usted no lo sepa, ha sido parte de mi vida los últimos 6 años y medio.
Cuando me enteré que se abría una universidad en José C. Paz, qué le daba al hijo del obrero la oportunidad de estudiar una carrera universitaria, se me juntaron tantas emociones que describirlas haría esta carta interminable.
Yo ya tenía 34 años, trabajaba de auxiliar de portería y tenía un hijo (sigo trabajando de lo mismo y sigo teniendo ese hijo!). Mi familia viene de Paraguay, no hubo ni un solo Chamorro universitario en la historia de mi familia. Soy la primera (inclusive con las nuevas generaciones) que estudió y se recibió en una universidad.
Escribo estas líneas y la emoción me llena completa. Fue muy difícil, durísimo poder entender al principio los textos y la lógica de cursada. Casi renunció 2 millones de veces. pero entendí que el trabajo que le costó armar la Unpaz era por todos nosotros. Los cabecitas negras, los hijos de obreros, los excluidos del sistema. Y lo hice carne y lo aproveché. 
Hoy soy abogada. No creo poder describir la emoción de mis hermanos. Fue tan inmensa!. Sentía el orgullo de ellos y creo ni yo lo podía creer. 
Me recibí, soy ABOGADA. Suena irreal. A veces cuando lo cuento me parece que todavía estoy hasta las 2 am estudiando y que esto es un sueño. 
Le cuento a mis vecinos, a mis familiares, que estudié porque hubo un hombre enorme qué pensó en nosotros, que vio que para lograr que haya más profesionales tuvo una visión, algo inalcanzable para nosotros, los nadies. 
Mario, le escribo estas líneas con absoluta humildad, para que vea que no es poco. Valió la pena. Todo su esfuerzo, toda su lucha. Sirve!.
Míreme a mí. Siempre quise trabajar defendiendo al humilde, al que nadie escucha.
Ud. Nos escuchó, nos vió, nos valora, cree en su gente. Y lo único que puedo hacer (además de llorar) es agradecerle con todo mi corazón. 
Me encantaría retribuirle algo al pueblo paceño para que usted, como mis hermanos, sobrinos e hijo se sienta orgulloso de mí. Por qué soy, en gran parte, la mujer que soy por usted. 
Obvio quiero hacer más. Si usted de alguna manera cree que puedo trabajar dónde usted quiera creo, sin temor a equivocarme, que sería la persona más feliz del mundo.
Le dejo mi abrazo más grande, ese que uno reserva para los que ama.
Me cambió la vida.
Me despido con un fuerte abrazo.

Claudia Chamorro.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS