viernes 19 de abril de 2019 - Edición Nº1121
Noticias Gráficas » Cultura » 14 abr 2019

Columna Semanal

Esta semana: Genocidio Indígena, un crimen que no se detiene.

La yuta en el conurbano, apunta a un pueblo en concreto, mata a la nieta y al nieto, de paisanos. Nos mataron un hermano, y son miles de caídos. Patrones enriquecidos, con la sangre, hacen ganancia. Con peones en las estancias, que son desaparecidos.


Por:
Wilson el Payador

Cuando hablamos de genocidio indígena, estamos hablando, de decenas de miles de personas asesinadas por el ejército del estado invasor del estado ocupador.

No hay que abstraerse, hay que tratar de imaginarse, las escenas del ejército, arrasando, destruyendo, las viviendas, las tolderías, las familias, las nenas, los nenes, corriendo aterrados, las mujeres, los hombres, secuestrados, esclavizados, mujeres vendidas, convertidas en esclavas sexuales.

Fueron vendidos como esclavos, publicando anuncios en los diarios de la capital federal.

El estado – Nación, está muy cómodo, cuando, las naciones de acá, como la Mapuche, o cualquier otra, pueden ser integradas en frases como… “nuestros aborígenes” Integrados en los museos, en frases como… “Los Tehuelches eran…” en tiempo pasado.

El discurso imperante del estado, es sentirse cómodos, integrando a las naciones de acá, en la folletería turística.

Pero, cuando las naciones de acá, reclaman su territorio, ahí el estado, se siente muy incómodo y deviene la criminalización, la estigmatización, la persecución, y este genocidio, que aún no se ha detenido.

Decenas de miles de muertes, pero sin embargo, para el discurso imperante, los terroristas, son los Mapuches, que nunca mataron a nadie.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS