miércoles 20 de marzo de 2019 - Edición Nº1091
Noticias Gráficas » Locales » 23 feb 2019

Pilar

Pilar vive la peor crisis comercial y de consumo de los últimos 25 años.

La ciudad de Pilar, sufre a estas horas, una de sus mayores crisis de consumo en el sector comercial. Nunca, por lo menos en los últimos 25 años, se vivió una catástrofe económica de esta dimensión.


Alrededor de la plaza principal, se cuentan 11 locales comerciales vacíos, y en alquiler.

Walter, hace 25 años que trabaja en una zapatillería de calzado “económico”, nunca vivió una crisis de estas características, esto incluye, los “olvidables” años 2001 y 2002.

A las 11 de la mañana, aún no ha realizado ninguna venta, durante los 20 minutos en los que nos contó su visión de la realidad, no fuimos interrumpidos por cliente alguno, siquiera, para consultar un precio.

“Los impuestos y los servicios son impagables, esto produce que la gente no tenga dinero para comprar nada…” nos decía Walter, con honda preocupación por los tiempos que corren.

En la misma cuadra, cerró hace unas semanas atrás, el histórico comercio pilarense “Eléctrica Pilar”, toda una vida vendiendo materiales eléctricos en pleno centro de la ciudad, esta vez… la crisis los borró de un plumazo…

No pudieron mantenerse en pie, producto de las bajas en las ventas, el incremento de los costos fijos y las tarifas, así, que decidieron bajar la persiana definitivamente.

Los valores de los alquileres promedio en esta zona, rondan los $ 25.000, a esto se le debe sumar los servicios, las tasas municipales, más las cargas tributarias y los salarios.

Cada día que un pequeño comercio abre sus puertas, tiene un costo promedio cercano a los $ 3.500, con una facturación que va disminuyendo día a día, esto se convierte, literalmente, en una misión imposible.

“Tienen que subir los sueldos, y bajar el precio de las tarifas” sentenciaba Walter, mientras se lo veía sensiblemente mortificado, ante la impotencia de ver un derrumbe que desconoce donde y cuando se va a detener.

Para poder comprar la ropa para sus dos hijos, en edad escolar, tuvo que ir a la calle Avellaneda en CABA, donde consiguió, conjuntos que son imitación pero de una calidad razonable, al 30% del precio que piden por esa misma ropa, en la ciudad de Pilar.

La pérdida del poder adquisitivo, es solo una parte del problema, el tarifazo en el transporte público, aporta mayor dramatismo a la crisis.

“En transporte para venir a trabajar, gasto casi el 10% de mi sueldo” nos contaba Walter.

Ahora está pensando en comprarse una bicicleta en cuotas, para liberarse de ese costo, que lo complica para llegar a fin de mes.

“La crisis comenzó a profundizarse a mediados de 2018, desde ahí hasta hoy, las ventas no han parado de caer”

Una de las cosas que le llaman poderosamente la atención es la relación del precio de sus productos, con el precio de la comida. “Hay zapatillas que tienen el mismo precio que un kilo de carne para hacer milanesas… o estamos regalando las zapatillas, o nos están estafando con la comida” reflexiona, mientras acomoda unas sandalias de oferta sobre una estantería en el centro de la entrada al local.

Saludamos y agradecimos el tiempo al vecino, que nos pintó un panorama desde su comercio, y seguimos caminando por el centro de Pilar.

Las imágenes valen más que mil palabras, en las fotos compartimos la triste y crítica situación que vive este municipio, que es uno de los que mayor presupuesto per cápita tiene en toda la provincia de Buenos Aires.

En términos políticos no hay excusa, Nicolás Ducoté, su intendente, representa a Cambiemos, y es un hombre muy cercano a María Eugenia Vidal y a Mauricio Macri.

Parece, que tener los planetas alineados no alcanza.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS